Saltar a contenidos

eQuàliment

Navegación

Menú principal

Alfred Vara

Imagen de complemento

JUNIO  2016

Conversamos con Alfred Vara, Jefe del Departamento de Prevención de la Agencia de Residuos de Cataluña, sobre la realidad del despilfarro alimentario en Cataluña y sus vínculos con la distribución solidaria de alimentos

¿Qué se entiende por despilfarro alimentario? ¿Cuáles son los principales orígenes del despilfarro alimentario en Cataluña?

El despilfarro alimentario se ha tratado desde puntos de vista diversos y con diferentes aproximaciones y metodologías. No hay aún consenso internacional en la definición de despilfarro alimentario.
 
En Cataluña, como en todo el mundo, el origen del despilfarro alimentario está repartido entre todos los actores de la cadena de abastecimiento: desde los productores a los consumidores, pasando por los distribuidores, comercializadores y restauradores.
 
En el año 2011, la Agencia de Residuos de Cataluña (ARC) encargó a la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) el “Diagnóstico del despilfarro alimentario en Cataluña”. En este estudio se entiende como despilfarro alimentario “aquellos restos de alimentos preparados o cocinados comestibles, restos del plato o devueltos de las mesas comestibles (con las pieles, huesos, cáscaras y otras partes no separables), comida estropeada, así como comida en buen estado (envasado o no) que podemos encontrar dentro de los circuitos de recogida selectiva de la FORM y la recogida de la fracción resto que generan los hogares, la restauración y la distribución al por menor.” Actualmente, la ARC tiene en curso el desarrollo de la metodología de cuantificación del despilfarro alimentario en el sector primario, la agroindustria y la distribución al por mayor que permitirá elaborar un informe complementario a este primer diagnóstico, a fin de disponer de la imagen completa del despilfarro alimentario en Cataluña.

 

¿Qué dimensión se estima que tiene en Cataluña el despilfarro alimentario?

En Cataluña se tiran anualmente a la basura 262.471 toneladas de las que en este diagnóstico se han calificado como despilfarro alimentario, y que se encuentran en los residuos de la recogida municipal.
 
Del total de las disponibilidades alimentarias sólidas que adquieren las familias, los restaurantes y los comercios al por menor de Cataluña, se despilfarra el 7% (34,9 kg/hab. y año), cifra que equivale a tirar la comida consumida durante 25,5 días o a nutrir a más de 500.000 personas durante un año. El análisis de los diferentes ámbitos de estudio pone de manifiesto que el 58% del despilfarro se produce en los hogares (151.800 toneladas). Los supermercados son responsables de un 16%. Los bares y restaurantes, establecimientos con unos patrones de despilfarro específicos asociados a la planificación de las compras y de la cocina o la medida de las raciones, entre otros factores, son responsables del 12%. El sector del comercio de productos alimentarios al por menor (fruterías, carnicerías y pescaderías, panaderías, etc.) representa un 9% del total, con una superficie total de venta similar a la de los supermercados. Los servicios de catering y restauración de las instituciones representan un 4%, mientras que los mercados municipales son el sector con un menor porcentaje de despilfarro, solo el 1%.
 

¿Hay suficiente información y suficiente consciencia sobre la importancia de este problema?

Vistas las cifras de despilfarro alimentario, es evidente que falta mucha información y concienciación al respecto. Es por ello que una de las primeras acciones que se plantean hacer para prevenir el despilfarro alimentario en cualquier sector (ciudadanos, escuelas, restaurantes, catering, productores, etc.), es precisamente hacer auditorias de despilfarro alimentario, ya que muchos de nosotros no somos suficientemente conscientes de la cantidad de alimentos que llegamos a tirar hasta que no nos ponemos a contabilizarlos.
 
Por todo esto, desde la ARC, a parte de la subvención de proyectos de prevención de despilfarro alimentario, muchos de los cuales prevén hacer auditorias, se han hecho múltiples acciones de sensibilización como la campaña “Som gent de profit”, dirigida a los ciudadanos para inducir cambios de comportamiento para evitar tirar la comida, y diversas acciones para el sector educativo al que hay que considerar como estratégico.
 

¿Qué políticas se impulsan desde la Agencia de Residuos de Cataluña para luchar contra el despilfarro alimentario? ¿Qué legislación existe actualmente en este ámbito? 

El Programa general de prevención y gestión de residuos y recursos de Cataluña – PRECAT20 es el instrumento de planificación de las políticas del Gobierno de la Generalitat en materia de residuos hasta el 2020, e incluye, por tanto, también la prevención del despilfarro alimentario. El PRECAT20 se propone en concreto un objetivo de reducir el año 2020 en un 50% el despilfarro alimentario respecto a los niveles existentes en el año 2010 en los ámbitos de la distribución al por menor, la restauración, el catering y el doméstico. Además, se propone establecer, antes de finalizar 2018, un objetivo de reducción del despilfarro alimentario en los sectores primario y agroalimentario, incluyendo la distribución al por mayor.
 
Para lograr estos objetivos, el PRECAT20 propone un amplio abanico de actuaciones desde la realización de campañas de comunicación, caracterizaciones periódicas sobre el despilfarro alimentario o el diseño de estrategias de colaboración con diferentes actores sociales, hasta el impulso del uso de bolsas compostables y cubos aireados.
 

 ¿De qué manera la distribución de alimentos solidarios tiene o puede tener un papel en la disminución del despilfarro alimentario? 

Un componente muy importante de la distribución solidaria de alimentos es la canalización de los excedentes alimentarios hacia vías de aprovechamiento para personas en riesgo de exclusión social.
 
Un ejemplo claro de la incidencia que la recogida de excedentes alimentarios tiene sobre la prevención de los residuos es el trabajo realizado por la Fundación Banco de Alimentos de Barcelona, que de las 16.403 t de alimentos que esta entidad recogió el año 2015, 7.266 t eran excedentes alimentarios que provienen sobre todo del sector primario, de la industria y de grandes distribuidores, pero también de mercados y supermercados de barrio. También el plan de mermas de la misma fundación facilita la donación directa de los excedentes de los supermercados de barrio a entidades benéficas próximas, asegurándose de esta manera el consumo inmediato de muchos alimentos frescos antes de que caduquen.
 
Otro ejemplo similar lo encontramos en la ciudad de Reus, donde con el soporte de la ARC se inició en 2012 un proyecto de recogida de alimentos frescos consumibles pero no comercializables de diferentes suministradores de la ciudad, con el doble objetivo de aumentar la donación de alimentos a personas necesitadas, y de reducir la cantidad de alimentos consumibles que acaban en la basura. Solo en un año, en el que se recogieron 173t de alimentos, se observó una reducción del 6,5% (54t) del total de residuos comerciales recogidos el año anterior. 

 

¿Creéis que eQuàliment puede ser un instrumento útil para estimular y cuantificar la lucha contra el despilfarro alimentario?  

Evidentemente que sí, ya que como herramienta informática eQuàliment nos aporta información ágil y segura de la prevención del despilfarro alimentario que se produce en los municipios y en las entidades. eQuàliment puede dar por tanto visibilidad y consciencia de la cantidad de alimentos que dejamos de tirar a la basura, así como de las cantidades que se han podido dar a personas en riesgo de exclusión social.
 
Un ejemplo claro de la utilidad de eQuàliment la encontramos en la Taula de Distribució Solidària d’Aliments, creada el 19 de enero de 2012, en la que participan los departamentos afectados, asociaciones locales, entidades sociales, empresas del sector agroalimentario y de la distribución comercial, y las organizaciones de consumidores, con el objetivo de diseñar y coordinar estrategias y acciones de alcance nacional para hacer frente a la problemática derivada de los excedentes alimentarios.
 
Más allá de los grandes avances conseguidos por esta Taula como son la creación del Mapa de Entidades de Distribución de Alimentos en Cataluña, la incorporación del Servicio de Distribución de Alimentos en la Cartera de Servicios Sociales, así como la propuesta de regulación de este servicio, creemos totalmente necesaria la incorporación generalizada de una herramienta informática como eQuàliment que asegure una información centralizada de la recogida y distribución de los alimentos que permita evaluar el logro de objetivos y justificar la propuesta de políticas dirigidas a la prevención del despilfarro y a la justa distribución de los recursos.

 

© eQuàliment - Provença, 281, 5è 2a - 08037 - Barcelona - Tel. 93 467 28 94